20 años – Carolina Montes Cortés

Carolina Montes Cortés*

Veinte años ya… que rápido ha pasado el tiempo, y en su trascurrir, cientos de experiencias que hoy recuerdo como si fuera ayer. Cómo olvidar tantas historias que me marcaron la vida tanto personal como profesionalmente. A Pilar la conocí en el pregrado y con ella compartimos una linda amistad; fue ella quien me presentó al doctor Amaya, lo cual le agradezco pues fue él quien nos motivó y enrutó por el camino del Derecho del Medio Ambiente.

Recuerdo cuando Pilar empezó a trabajar con el doctor Amaya en un pequeño escritorio ubicado en la Dirección de Posgrados compartiendo un espacio con la especialización de Derecho Minero Energético. Poco tiempo después, con ese mismo posgrado compartimos la oficina que, aún hoy, ocupa el Departamento de Derecho del Medio Ambiente en la Casa de las Mandolinas.

Y digo compartimos, porque instalados en la Casa de las Mandolinas me vinculé a este Departamento a través del cual retorné a mi Casa de Estudios con la que había trabajado desde el pregrado. Y aunque son muchas las historias y los recuerdos que tengo en mi cabeza hoy quiero evocar una situación particular que vivimos en el Departamento asociada a la “buena espalda” del doctor Amaya para los embarazos; un embarazo tras otro y ocho niños en total alegraron nuestras vidas mientras trabajamos juntos. Arrullos, pañales y teteros eran temas en común que, entre trabajo y aprendizajes, hacían amena la jornada. Naciente Departamento, nacientes especialistas, nacientes familias que, tras veinte años de avatares, hoy celebran llenas de gozo en el corazón recogiendo los frutos de las semillas de sabiduría que hace años se sembraron.

*Docente investigadora del Departamento de Derecho del Medio Ambiente