El Día sin Carros y Motos como Medida en Beneficio del Ambiente Merece Reflexión

Juan David Ubajoa Osso

Asistente de Investigación del Departamento de Derecho del Medio Ambiente

El pasado miércoles 22 de abril de 2015 la capital colombiana vivió su más reciente día sin carros y motos, el cual fue el segundo del año en curso y representó la primera vez, desde su nacimiento, el 29 de febrero de 2000 con la Alcaldía de Enrique Peñalosa, que se hace esta jornada en más de una oportunidad en un mismo año. Según la Alcaldía Mayor de Bogotá, D.C., de los habitantes de la ciudad encuestados sobre el tema, el 80,4% está de acuerdo con la implementación de la medida en más de una ocasión por año. Lo cual parece que se va a tornar repetitivo, por lo menos en esta Administración, toda vez que muy poco después de que terminara la segunda jornada sin carros y motos, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, hizo dos anuncios al respecto: 1. Es posible que se realice un día de estos una vez al mes; y 2. En el presente año habrá otra jornada similar[1].

Detrás de la medida comentada hay diferentes motivos, entre los cuales se encuentra el tema ambiental. Como ya dijimos, la iniciativa se hizo realidad en el año 2000 bajo el título “Día sin mi carro”, y en su momento, desde la perspectiva ambiental, fue considerada un éxito, ya que generó la reducción del material particulado menor de 10 micras (PM10) en un 23%, del monóxido de carbono (CO) en un 28%, y del dióxido de nitrógeno (NO2) en un 9%. Aunado a lo anterior, en ese mismo año, Bogotá recibió en Estocolmo el galardón “Reto de ciudad al medio ambiente”, superando a grandes ciudades de países desarrollados, como Estados Unidos, Canadá y Noruega[2].

Nótese, que el tópico ambiental está involucrado en todo esto, tanto así, que el Decreto por medio del cual la Alcaldía estableció la segunda medida sin carros y motos del año, hace alusión a él como uno de sus fundamentos, además, durante este día el Distrito realizó actividades tendientes a incentivar las buenas practicas con el medio ambiente, comportamiento que es absolutamente útil y pertinente.

Sin embargo, actualmente algunos estudiosos del tema afirman que la iniciativa no es tan fructífera para el ambiente como comúnmente se cree, un ejemplo claro de ellos, es Eduardo Behrentz, Decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes y Fundador del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional de la misma casa de estudios, quien sostiene: “La connotación ambiental es equivocada, porque el día sin carro no tiene ninguna implicación real en ese sentido, y eso no significa que haya que hacerlo más veces”[3], así como también ha dicho: “Luego de tantos días sin carro, el tema se desgasta. Cambiaría eso por jornadas pedagógicas de carácter propositivo; no en la prohibición de sacar el carro por un día”[4].

Una de las razones de Behrentz es que durante el día comentado aumenta el nivel de carros que usan combustible diésel, que es el que más contamina, en sus palabras: “El año pasado no medimos el impacto, ya que hemos comprobado que para ese día no mejora la calidad del aire. Las partículas contaminantes provienen de la flota diésel y no de la de gasolina; y en el Día sin carro hay más buses en la calle, que usan diésel, que en un día normal”[5].

En un sentido muy similar, se tiene la opinión de Luis Carlos Belalcázar, Profesor del Departamento de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia, quien sostiene: “La reducción de las partículas del diésel no es muy significativa. Con la jornada del Día sin Carro sí bajan otros contaminantes como el carbono que, en realidad, no es el problema central de la polución en Bogotá […]”[6].

Belalcázar explica que los dos contaminantes del aire en Bogotá son el material particulado, emanado de los buses y vehículos que funcionan con diésel, y el “ozono malo”, el cual es una reacción química generada en el aire por la combustión de los automotores que trabajan con gasolina, sustancias conocidas como “compuestos orgánicos volátiles”, que son las que más daño ocasionan en la salud de la ciudadanía, verbigracia, irritación ocular y enfermedades respiratorias agudas[7]. En consecuencia, si salen de circulación los carros a gasolina, hay una reducción de contaminación, pero lo más peligroso son las partículas, que aumentan en el día sin carros y motos, si se tiene en cuenta que los buses aumentan en este día.

Ahora bien, la jornada analizada engendra consecuencias de todo tipo en la ciudad, no solo ambientales, sino también, comerciales, económicas, de movilidad, para mencionar algunas. Estas generan un gran rechazo por parte de los habitantes de Bogotá, las críticas han sido abundantes. Unos creen que la Administración Distrital está estableciendo una cortina de humo a través del día sin carros y motos que busca camuflar el grave problema de movilidad. Otros consideran que ya es hora de modificar la medida con el ánimo de que esta genere más beneficios, entre los cuales, estarían los ambientales.

Así las cosas, queremos hacer un llamado de reflexión acerca del día sin carros y motos y su producto positivo en materia ambiental, con el fin de que la medida no se use como bandera ambiental sin serlo realmente, ya que como lo hemos esbozado, en la actualidad hay serios cuestionamientos frente a las bondades ambientales de la iniciativa estudiada, la cual es una carga para todos los ciudadanos que en ese día ven efectos negativos en el ámbito del comercio, la economía, la movilidad, entre otros.

[1] ROJAS PARRA, Fernando. El día sin carro: es hora de repensarlo. En: Razón Pública [En Línea]. (8 de febrero de 2015). Disponible en: <http://www.razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/8231-el-d%C3%ADa-sin-carro-es-hora-de-repensarlo.html> [Citado el 25 de mayo de 2015].

[2] Ibid.

[3] HERNÁNDEZ OSORIO, Carlos. Más días sin carro, para pensarlo mejor. En: El Espectador [En Línea]. (21 de abril de 2015). Disponible en: <http://www.elespectador.com/noticias/bogota/mas-dias-sin-carro-pensarlo-mejor-articulo-556381> [Citado el 25 de mayo de 2015].

[4] REDACCIÓN BOGOTÁ. Piden replantear el Día sin carro. En: El Tiempo [En Línea]. (3 de febrero de 2014). Disponible en: <http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13445417> [Citado el 25 de mayo de 2015].

[5] Ibid.

[6] AGENCIA DE NOTICIAS UN. Baja en contaminantes no es significativa en Día sin Carro. En: Agencia de Noticias UN [En Línea]. (2 de febrero de 2012). Disponible en: <http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/baja-en-contaminantes-no-es-significativa-en-dia-sin-carro/index.html> [Citado el 25 de mayo de 2015].

[7] Ibid.

Nota: Imagen tomada de El Portafolio [En Línea]. (2 de abril de 2015). Disponible en: <http://www.portafolio.co/fotos/galeria-lo-que-usted-debe-saber-el-dia-carro-bogota>.


Normas ambientales: