El Rol de las Comunidades Locales en la Conservación In Situ de la Agrobiodiversidad

Iván Rodrigo Artunduaga Salas

Profesor del Departamento de Derecho del Medio Ambiente y Miembro del Grupo de Investigación en Derecho del Medio Ambiente

En el neolítico, los humanos comenzaron a domesticar plantas silvestres, sembrando algunas plantas, raíces y arbustos comestibles, conservado sus semillas de las mejores plantas para su siembra futura.

En el pasado, cambios climáticos fueron causa de la desaparición de muchas especies, ahora, el desmonte de tierras, el sobrepastoreo, la tala y quema de bosques, el uso indiscriminado de fertilizantes y pesticidas, el reemplazo de las variedades nativas por introducción de nuevas variedades con alto rendimiento y la homogenización de la dieta alimenticia en los centros urbanos han tenido gran impacto en este deterioro.

Conservar los ecosistemas con alta biodiversidad, es condición indispensable de cualquier estrategia nacional para su conservación. Sin embargo, la importancia de la recolección y conservación de plantas exóticas tomó fuerza en el siglo XIX, pues ya desde 1827 el presidente John Adams dió instrucciones a la Armada de Estados Unidos para recolectar semillas y plantas exóticas en sus visitas al extranjero.

La conservación Ex Situ de germoplasma (fuera de los ecosistemas con presencia natural de las especies): en bancos de semilla, el mantenimiento In Vitro o la crio-preservación a temperaturas de -196 ° C en nitrógeno líquido, son métodos eficientes de almacenamiento a largo plazo de la biodiversidad, pues las muestras son de tamaño pequeño, ocupan poco espacio, pero pueden ser costosos para funcionar, por el requerimiento de mano de obra para hacer frecuentemente pruebas de germinación y regeneración y para su mantenimiento.

La conservación In situ en fincas, con la participación activa de los agricultores, es el reconocimiento de una practica milenaria que los agricultores han estado practicando, como una manera de sobrevivir en las zonas que no son atendidos por la agricultura moderna (que se caracteriza por monocultivos): las siembras intercaladas de múltiples variedades nativas y especies silvestre, método que permite el mantenimiento continuo y la evolución del germoplasma. Este sistema permite la conservación y evolución de las especies agrícolas en los ecosistemas donde se ha desarrollado un cultivo y puede ser una estrategia para integrar las comunidades agrícolas y el uso de variedades locales de manera sostenible.

Bibliografía

ARTUNDUAGA SALAS, Iván Rodrigo. Medio ambiente y evolución: Algunas interpretaciones, desde la perspectiva ambiental, de la evolución humana, desde sus cimientos hasta la era del conocimiento en el siglo XXI. Bogotá, D.C.: Universidad Externado de Colombia, 2010. 373 p.

Hawkes, J.G, Nigel Maxled, B.P. Lloys. The Ex-situ conservation of Plant Genetic Resources. Springer Science, 2012. 241 p.

Nota: Imagen tomada de Tecno Merced [En Línea]. (27 de agosto de 2015). Disponible en: <http://tecnomerced.com.ar/analisis-de-semillas>.


Normas ambientales: