Régimen de semillas nativas en Colombia y el caso de San Lorenzo, Nariño

Por: Daniela Alejandra León González*

El pasado 28 de febrero de 2018, a través del Acuerdo No. 05 “Por medio del cual se declara a la Jurisdicción del Municipio de San Lorenzo Nariño, como territorio de protección especial libre de productos transgénicos. ¡Por las semillas, el territorio y la vida!”, el Concejo Municipal declaró territorio libre de semillas transgénicas a San Lorenzo, municipio ubicado en Nariño.

Esa decisión es una expresión de la voluntad conjunta de la comunidad del municipio así como de sus autoridades locales, la cual es una victoria jurídica que se dio gracias a una campaña prolongada por varios años, en un escenario de lucha territorial impulsada por la Red de Guardianes De Semillas de Vida, en articulación con la Pastoral de la Tierra, la Red de Familias Lorenceñas Las Gaviotas y la Alcaldía Municipal de San Lorenzo, a la cual se sumaron más de 1500 habitantes del municipio.

Esa es una expresión de defensa de la diversidad cultural y biológica del municipio, así como de sus especies nativas y la manera en la que la comunidad se ha ido relacionando con estas especies, en cuanto a que se resisten a la incorporación de especies modificadas de manera genética, las cuales han sido blanco de una amplia serie de estudios sobre los efectos que tienen en la salud, así como aquellos sobre las economías populares y la erosión de saberes ancestrales.

Esta campaña que ha sido de movilización y de masificación del mensaje de la defensa de las semillas nativas, se suma a las acciones que la comunidad ha adelantado para la recuperación y producción de semillas en el municipio.

Ahora, ¿qué implicaciones tiene la decisión de declarar a un territorio como libre de transgénicos?

Según la Red de Guardianes de Semillas de Vida, “los territorios libres de transgénicos (TLT) son zonas en donde sus pobladores buscan la protección de sus territorios, de sus semillas criollas, de sus sistemas tradicionales de producción y cultura alimentaria. La Semilla se entiende como un bien común, un derecho y un patrimonio de los pueblos”[1].

La conexión de las comunidades con las semillas no es un tema meramente económico, ni una opción de vida desde la sostenibilidad, sino que es un asunto de conexión de las comunidades con los territorios, desde lo ancestral, medicinal, social y cultural.

Es por esto que, declarar un territorio libre de transgénicos implica una conquista política, entendida como un blindaje a la inmersión de material modificado que pueda desestabilizar a las comunidades. Esta determinación deja una serie de obligaciones para el municipio, en cuanto a que la disposición debe ser recogida y desarrollada en instrumentos de planeación y ordenamiento territorial, creación de una política pública para la permanencia de la economía campesina, así como funciones de inspección, vigilancia y control de productos e insumos agropecuarios o alimenticios que se muevan en el territorio.

Si bien, la Constitución de 1991 ha sido considerada como Constitución Ecológica, en donde se reconoce la diversidad cultural en la Nación, y que también, nuestro país ha acogido instrumentos internacionales como el Convenio sobre Diversidad Biológica, la Corte Constitucional a su vez, en sentencia de revisión constitucional de las leyes 152 y 165 de 1994, establece que si bien “Colombia cuenta con una diversidad biológica de indiscutida magnitud, quizás el aspecto que mayor preocupación debe suscitar por parte de las autoridades y de los asociados, es el del potencial genético con que cuenta el país”.

La legislación en asunto de semillas que se ha dado en el marco de cumplimiento de los requisitos suscitados en los Tratados de Libre Comercio, en el tema de homologación de las normas de propiedad intelectual y el tema de leyes sobre biodiversidad, el Grupo Semillas ha señalado que en el país “desde hace varios años viene adecuando estas normas de propiedad intelectual y también implementando normas de certificación semillas, sanitarias y para el control de la producción agroecológica, y normas de bioseguridad para cultivos transgénicos. Adicionalmente en el marco de los tratados de libre Comercio, que esta suscribiendo Colombia con Estados Unidos y la Unión Europea, se compromete el gobierno a adecuar las leyes en estas materias, acorde a los estándares implementados en estos países”[2].

Esto nos lleva a un escenario de incertidumbre, por un lado, la protección de derechos fundamentales de indígenas y campesinos en el marco de la Constitución Ecológica e instrumentos internacionales y por el otro, una serie de decisiones de la CAN que son vinculantes para el país, en el marco de régimen común de derechos de obtentores vegetales, usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores de variedades vegetales. Así mismo, para el ICA, las semillas nativas y criollas no existen, existe un desconocimiento de los derechos de los agricultores, imponiendo ilegalidad sobre las prácticas de pequeños agricultores, campesinos y comunidades indígenas.

Se plantea un reto, la necesidad de armonización en un escenario jurídico, de derechos fundamentales de comunidades campesinas, indígenas y negras, así como de autonomía en sus apuestas territoriales, en donde el avance industrial y empresarial no ponga en riesgo la existencia cultural, ancestral y económica de comunidades en un país en donde el multiculturalismo ha sido una bandera constitucional.

BIBLIOGRAFÍA

Acuerdo municipal no. 05 de San Lorenzo, Nariño, fechado el 29 de febrero de 2018 “Por medio del cual se declara la jurisdicción del Municipio de San Lorenzo Nariño, como territorio de protección especial libre de productos transgénicos. ¡Por las semillas, el territorio y la vida!”

Contagio Radio, “San Lorenzo en Nariño será territorio libre de semillas transgénicas”, [En línea], Fecha de consulta: 10 de abril de 2018: Url: https://www.contagioradio.com/san-lorenzo-en-narino-sera-territorio-libre-de-semillas-transgenicas-articulo-52336/

Grupo Semillas, “Las leyes de semillas, aniquilan la soberanía y autonomía alimentaria de los pueblos”, [En línea], Fecha de consulta: 10 de abril de 2018: Url: www.semillas.org.co/apc-aa-files/…/Leyes_de_semillas.Colombia.pdf

Red de Guardianes de Semillas de Vida, “El municipio de San Lorenzo – Nariño, se declara como un Territorio Libre de Transgénicos”, [En línea], Fecha de consulta: 10 de abril de 2018: Url: https://www.colombia-redsemillas.org/2018/03/22/el-municipio-de-san-lorenzo-nari%C3%B1o-se-declara-como-un-territorio-libre-de-transg%C3%A9nicos/

Rizo Díaz, Ana María, “Campesinos ganan batalla y ya no tendrá semillas transgénicas en municipio de Nariño”, [En línea], Fecha de consulta: 10 de abril de 2018. Url: http://www.elcampesino.co/campesinos-ganan-batalla-contra-semillas-transgenicas/

 

*Estudiante quinto año de Derecho – Universidad Externado de Colombia


[1] Artículo de la Red de Guardianes de Semillas de Vida, titulado “El municipio de San Lorenzo – Nariño, se declara como un Territorio Libre de Transgénicos”, puede consultarse en línea, en el link https://www.colombia-redsemillas.org/2018/03/22/el-municipio-de-san-lorenzo-nari%C3%B1o-se-declara-como-un-territorio-libre-de-transg%C3%A9nicos/

[2] Artículo del Grupo Semillas, “Las leyes de semillas, aniquilan la soberanía y autonomía alimentaria de los pueblos, el cual puede ser consultado en el siguiente link www.semillas.org.co/apc-aa-files/…/Leyes_de_semillas.Colombia.pdf