El suelo: su degradación y la urgencia de su protección

Constanza Bejaramo Ramos*

La plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas, IPBES, lanzó en el mes de marzo en la ciudad de Medellín el informe integral de evaluación con base empírica del mundo sobre la degradación y restauración del suelo, el cual fue realizado por más de 100 expertos internacionales y tuvo una duración de tres años. La principal conclusión a la que se llegó en el citado informe fue que “(…) La exacerbada degradación del suelo, causada por las actividades humanas está poniendo en riesgo el bienestar de dos quintos de la humanidad, causando las extinciones de especies e intensificando el cambio climático. También, es una de las causas principales de la emigración humana y aumento del conflicto, (…)” (IPBES, 2018).

Lo anterior conlleva a que a nivel mundial se reflexione y se revise la reglamentación que cada país ha adelantado en temas de suelo. A nivel Colombia, se tiene que son pocas las normas que se han promulgado con el objetivo de proteger y/o regular el citado recurso natural, lo que nos lleva a cuestionar la calidad de nuestros suelos y la importancia de robustecer la normativa del tema, así como fomentar las acciones necesarias para su protección frente a:

  • La expansión urbana sin criterios de sostenibilidad
  • El uso de productos químicos (orgánicos e inorgánicos) en actividades económicas
  • La deforestación y los incendios
  • La labranza convencional (intensiva) del suelo, transito de maquinaria y animales y, riego intensivo
  • La Cobertura, precipitación, pendiente y otros factores de fragilidad del suelo
  • La expansión de actividades portuarias
  • La expansión de actividades turísticas

El manejo adecuado y sostenible de los suelos debe ser una prioridad para los Estados, en razón a los valiosos servicios ecosistémicos que presta, como son: a) Seguridad Alimentara, b) Purificación del agua, c) provisión de energía, d) Filtrado e intercambio de gases (mitigación del cambio climático), e) depuración de la contaminación, f) regulación climática e hídrica y g) reciclaje de nutrientes.

Por lo anterior, es fundamental aunar esfuerzos para la protección del suelo y buscar un manejo adecuado y sostenible del mismo. Como respuesta al estado actual de los suelos en Colombia, recientemente el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en el año 2016 lanzó la política publica para la gestión sostenible del suelo, en ella se estableció como objetivo general “promover la gestión sostenible del suelo en Colombia, en un contexto integral en el que coadyuvan la conservación de la biodiversidad, el agua y el aire, el ordenamiento del territorio y la gestión de riesgo, contribuyendo al desarrollo sostenible y al bienestar de los colombianos.” (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 2016).

Con el fin de alcanzar el objetivo propuesto, la política incorpora un plan se acción con un panorama de cumplimiento de 20 años y con las siguientes líneas estratégicas de cumplimiento:

  1. Fortalecimiento institucional y armonización de normas y políticas. si bien la política reconoce la debilidad de este aspecto a nivel país, en la política se establecen ciertas actividades para su fortalecimiento, sin embargo, la estrategia se queda corta en establecer responsables y metas concretas con fechas especificas para evidenciar el avance en el fortalecimiento.
  2. Educación, capacitación y sensibilización: bajo esta línea se busca generar acciones de: a) apoyo a las instituciones de educación formal para la gestión sostenible del suelo, b) Capacitación en gestión sostenible del suelo y c) campañas masivas sobre la importancia del suelo, es así como con estas tres acciones se plantea educar a los colombianos sobre la importancia del cuidado del suelo como recurso natural. Dentro del literal a) enuncian someramente la importancia de la política de educación ambiental, no obstante, se debe profundizar en ella porque las herramientas (PRAES y PROCEDAS) que esa política establece serían buenas aliadas para la protección del suelo y su manejo sostenible.
  3. Fortalecimiento de instrumentos de planificación ambiental y sectorial: se tiene que esta línea es fundamental sobre todo en temas de suelo, pues de la buena planificación territorial se pueden generar excelentes resultados en el manejo del suelo. No obstante, a pesar de que la estrategia tiene un objetivo claro, no se presentan acciones concretas y responsables, que permitan dar un eficiente cumplimiento a la misma.
  4. Monitoreo y seguimiento a la calidad del suelo: esta línea de acción es fundamental para poder generar acciones eficaces que permitan concretarse en la recuperación y/o en el manejo sostenible del suelo. En ella plantean la iniciativa de construir el observatorio del suelo que permita conocer el estado real del recurso a nivel país, herramienta fundamental para evidenciar resultados contundentes frente a la gestión que se adelante.
  5. Investigación, Innovación y transferencia de tecnología: a pesar de ser una de las estrategias que más se le deben asignar recursos económicos, solo le establecen dos objetivos muy generales y que no conllevan a una eficiente concreción de los mismos. Además de no establecer responsables.
  6. Preservación, restauración y uso sostenible del suelo: es una línea que busca incluir el recurso natural aquí estudiado en temas de negocios verdes, así como lineamientos para la protección del mismo.

Luego de revisar la política y los instrumentos económicos a través de los cuales se financiará su ejecución, se tiene que la política plantea muchas acciones y/o actividades, que de cumplirse podrían hacer que en el país se comience por resaltar la importancia de hacer un uso sostenible de suelo, no obstante, la política es débil frente a  determinar responsables y las posibles herramientas económicas  con las que las diferentes autoridades (territoriales, regionales y nacionales) van a contar para dar cumplimiento a las estrategias de la política.

Finalmente, es importante reflexionar sobre la importancia de que el manejo sostenible del suelo se encuentre dentro de las agendas de las autoridades territoriales, regionales y nacionales, por las razones expuestas en este documento. Además, no sobra resaltar que “Dada la importancia que tienen las funciones del suelo de absorción y almacenamiento del carbono, evitar, reducir y revertir la degradación del suelo podría proveer más de un tercio de las actividades de mitigación de gases de efecto invernadero más rentables necesarias para el año 2030, para mantener el calentamiento global debajo del umbral de 2 °C que se fijó como objetivo en el Acuerdo de París sobre cambio climático, aumentar la seguridad alimentaria y del agua, y contribuir a evitar el conflicto y la migración.” (IPBES, 2018)

Dentro de las acciones que el IPBES resalta para que los tomadores de decisiones evalúen su adopción y que son oportunidades precisas para acelerar la acción de recuperación y protección de los suelos, está:

  • Mejorar el monitoreo, los sistemas de verificación y datos de partida;
  • Coordinar la política entre los distintos ministerios para alentar simultáneamente prácticas de consumo y la producción más sostenible de productos básicos provenientes de la tierra;
  • Eliminar los “incentivos perversos” que promueven la degradación del suelo y promover incentivos positivos que recompensen la gestión sostenible del suelo;
  • Integrar las agendas de agricultura, silvicultura, energía, agua, infraestructura y servicios.

BIBLIOGRAFÍA

IPBES. (marzo de 2018). IPBES. Recuperado el marzo de 2018, de IPBES: https://www.ipbes.net/news/comunicado-de-prensa-la-degradaci%C3%B3n-del-suelo-nivel-mundial-empeora-y-ahora-es-cr%C3%ADtica-poniendo

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. (2016). MADS. Recuperado el marzo de 2018, de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible: http://www.minambiente.gov.co/index.php/component/content/article?id=158:plantilla-asuntos-ambientales-y-sectorial-y-urbana-11

*Miembro del grupo de investigación en Derecho del Medio Ambiente


Imagen tomada de: https://www.revistavirtualpro.com/noticias/los-27-siguen-divididos-frente-a-necesidad-de-normas-de-proteccion-del-suelo